curves-header

Noticias para circular

videoThumb

25/05/2021

Revista Exame: São Paulo del futuro

Traducido por Google Translate

Este texto genial sobre economía circular se publicó en el portal de la revista Exame y habla sobre las ciudades que queremos construir en el futuro. El artículo está firmado por Daniel Guzzo, quien también es socio del Movimiento Circular. ¿Pensaremos juntos en soluciones sostenibles para el futuro?

Por Daniel Guzzo, de Exame

Uno de los temas que se abordan con frecuencia aquí en el blog es la evaluación de las intervenciones de impacto. Las exploraciones contrafácticas sirven para visualizar desarrollos potenciales de los cambios. Partiendo de este razonamiento, realicé un ejercicio de reflexión y creación de un escenario posible y deseable para el futuro guiado por los principios de la Economía Circular. Intento imaginar cómo sería la ciudad de São Paulo en un contexto en el que se fomentan y adoptan innovaciones para el uso eficiente y eficaz de los recursos. Para eso, me puse en la piel de un coleccionista de reciclables en 2041. El texto está inspirado en esta visión de una ciudad circular en Europa. El objetivo es ayudar a pensar en puntos como: ¿Cuál es el futuro posible que queremos? ¿Cuáles son los esfuerzos colectivos necesarios para que ocurra? ¡Buena lectura!

¿Cómo serán las ciudades del futuro circular?

Estoy orgulloso de la importancia de nuestro trabajo. Digo nuestro, porque este oficio va más allá de las generaciones. Ya nos conocíamos como carroñeros y cargábamos carros con todo nuestro esfuerzo. Hoy, gracias a mis padres, puedo ayudar a mantener limpia la ciudad con mi triciclo, el triciclo eléctrico que usamos para cargar cosas. Recuerdo los desafíos de enseñarle a mi padre a usar un teléfono inteligente para acceder a la aplicación de reciclaje y crear una relación directa con nuestros proveedores. ¡Sí, proveedores! Era difícil imaginar que la gente llamara basura a todo ese cartón, plástico, aluminio y otros materiales preciosos.

Nosotros, los circuladores - estamos de acuerdo, mucho más adaptados a lo que hacemos - operamos una extensa flota de recolección con total trazabilidad de los recursos recolectados. Estamos conectados directamente con nuestros clientes en una plataforma de logística inversa digital. Nuestro trabajo es clave para que las pequeñas, medianas y grandes empresas logren sus cuotas de reciclaje. Hoy somos más de 1 millón de circuladores en todo el país. Hemos contribuido mucho para implementar todos los objetivos de la Ley Nacional de Economía Circular y superar la marca del 90% de recolección y reciclaje el año pasado.

Desde niño seguí la gran readaptación de la ciudad centrándome en sus comunidades locales. Hoy en día, muchos trabajan cerca de sus hogares y varios días en la oficina en casa. Este cambio hizo que todo fuera comunitario. Todo es co. Los paulistanos viven en coliving, a veces trabajan juntos en coworking y algunos incluso complementan sus ingresos cocinando en cocinas.

A medida que todo se acercaba, forma parte de la vida cotidiana de las personas ir y venir con bicicletas naranjas compartidas. Si el camino es más largo, cogemos un scooter o un coche eléctrico. Parece que finalmente nos damos cuenta de que no necesitamos ser dueños de todo lo que usamos. Estar conectado con la comunidad local proporciona verdaderos talleres y guardarropas comunitarios. Y todavía conocemos e interactuamos con nuestros vecinos. ¿Cómo no participar? La “cultura del compartir” nos deja conectados. Creo que estas fueron algunas de las grandes herencias de la pandemia de principios de la década de 2020. Tiempos difíciles para nuestra familia. De todas formas…

En las orillas de la metrópoli, pequeños productores de alimentos orgánicos se mezclan con los suburbios, dando vida al ecosistema. ¡Esto hace que nuestra mesa sea mucho más saludable! Al comienzo de cada semana, recibimos una caja de frutas y verduras orgánicas frescas de los productores locales en casa. Cuando tengo prisa o no tengo tiempo para cocinar, pido esas deliciosas marmitas hechas por cocineros del vecindario con verduras frescas de la zona. ¡Necesitas tener suficiente energía para hacer fluir los recursos!

El ciclo de los compuestos orgánicos también se cierra, retroalimentando el cinturón productivo y los extensos parques lineales que surgieron. Escuché que esta realidad también se da en el interior del país, ¡en las fincas forestales! Parte de lo que se produce allí se convierte en carne de origen vegetal. ¡Una delicia! Estas especias ayudan a garantizar la calidad de los alimentos en gran parte del mundo. Además, varias de estas fincas forestales han recuperado tierras, ríos y biodiversidad en diversos lugares del Pantanal, la Amazonia, el Cerrado e incluso en la Mata Atlántica. ¡Cómo me gustaría conocer estos lugares!

Fue respetando e imitando los ciclos de la naturaleza que pudimos ayudar con los grandes desafíos que surgieron: desde la disponibilidad de recursos hasta la crisis climática. El reciclaje de recursos, el intercambio de productos y el uso de insumos más puros son ahora parte de la vida cotidiana. A veces nos preguntamos si realmente necesitamos tener este o aquel producto. Aprendimos a valorar los esfuerzos de quienes dirigen los recursos en los flujos correctos (¡afortunadamente!). Recuerda que somos parte de los ciclos de la naturaleza fueron un paso necesario para traer abundancia a nuestra vida diaria. Todavía queda un largo camino por recorrer, pero siento que estamos en camino.

Contenido disponible aquí

¿Te gustó? ¡Cuota!